Si no tienes respaldo, puedes caerte para atrás

man-falling-hole-floor-bar-stool-63469754
Su reacción cuando se enteró cuánto cuesta un servicio de “recuperación de datos”.

Tenemos dos ojos, dos oidos, dos riñones, dos pulmones. Si falla uno, el otro puede mantenernos funcionando.

Pero tenemos un solo cerebro, un solo corazón, un sólo higado. Si llega a fallarnos, estamos fritos.

¿Y tus archivos importantes? ¿Tienes al menos dos copias de cada uno de ellos?

Pues, deberías.  A medida que los equipos se hacen cada vez más complejos, es casi inevitable que puedan llegar a fallar. Un equipo que no arranca, que no enciende, que no carga el sistema operativo, entre otras pesadillas. Si, puedes llevarlo a arreglar, pero lo más probable es que el informático no se complique las cosas y proceda a “formatear”. Y ahí se fueron tus cosas.

Puedes usar la nube (ya sea OneDrive, Google Documents, DropBox). Puedes usar un disco duro externo. Puedes grabar DVDs, pero… ¡haz al menos una copia de tus malditos datos, antes que tengas que lamentarlo!